A raíz de la pandemia de covid-19 surgió un libro virtual que relata el diario de un contagio – Colombia

[ad_1]

Docentes y estudiantes del programa de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad del Quindío iniciaron una cadena de contagio pero para la redacción de un libro. Se trata del Diario de una cuarentena, como lo titularon provisionalmente.

Sin embargo, su título y cada capítulo es tan incierto como el nuevo coronavirus covid-19, pues así como no se conoce cómo se comportará este virus en el cuerpo de cada persona, también se desconoce qué contará cada autor. A este trabajo extracurricular se le llamó Locomoción y es dirigido por el docente, Ricardo Vejarano.

“Como estos días hemos tenido esta eventualidad, me reuní con unos estudiantes y planteamos la posibilidad de crear algo que reuniera todas las experiencias y fue Locomoción, y permite que podamos estar en actividad pese a estas circunstancias y que los chicos no se queden quietos en sus casas solo recibiendo las clases virtuales sino generar contenido”, contó Vejarano.

Este libro colectivo tendrá decenas de autores que relatarán sus vivencias durante estos días de cuarentena. Y se escribirá siguiendo una cadena de contagio que se irá formando en la medida en que se escriba cada capítulo. El autor se encargará de contagiar a otra persona para que redacte el siguiente capítulo y así sucesivamente.

El prólogo, que fue escrito por Vejarano relata que “a nadie se le pasó por la imaginación que casi la mitad de la población mundial estaría encerrada en sus casas por algún antojo macabro del azar de la vida. El mundo tiene pocos humanos en las calles. Hay quienes afirman, sin sonrojarse, que todo esto es un capricho divino y que a través de un virus invisible alguien, desde lo alto, quiere darle a la especie humana una lección”.

Vejarano contagió al docente del programa de Filosofía, Gregorio Posada, quien escribió el primer capítulo llamado Garbanzos. A su vez Posada contagió a Katherin Serrato quien escribió el capítulo Arriba las iguanas, entre otros más autores que ya se han unido a este proyecto con textos como Pulmones en cuarentena o No se encuentra el dispositivo de arranque.

“Sabemos, porque nos lo han dicho o lo hemos leído, como casi todas las cosas que sabemos, que este virus no es un organismo, no es algo que esté vivo, así que no se puede matar. Solo se mata lo que está vivo. Es una molécula de proteína que cuando llega a nuestro cuerpo le comunica cierta información a las células que las enloquece, las transforma en unidades de vida destructiva. Es el mensaje que transmite el virus, como las ideas corrosivas en la mente, lo que enferma, lo que mata”, narra Posada en el primer capítulo.

Las historias del libro están en Facebook como Locomocioncsp y en Instagram como locomocioncsp. “Quién quiera ver el avance del libro puede verlo en estas cuentas de esas redes sociales. Todos los días al mediodía publicamos un nuevo capítulo. No necesariamente las personas que escriben tienen que ser contagiados por otros, como el Covid-19 también tiene otras fuentes de contagio (como los objetos) la idea es que la gente simplemente tenga la intención de escribir y el objetivo es dejar testimonio en la historia de todo lo que está pasando”.

Y agregó que los textos son cortos, de unas 300 o 500 palabras “y son para que la gente haga catarsis y distraerse de todas las noticias que recibimos todo el tiempo”.

LAURA SEPÚLVEDA HINCAPIÉ
PARA EL TIEMPO – ARMENIA

[ad_2]