Arquitecta Diana Escorcia denuncia extorsión y secuestro exprés – Barranquilla – Colombia

[ad_1]

La arquitecta barranquillera, Diana Escorcia, quien diseñó la obra ‘Ventana al mundo’ en Barranquilla, denuncia haber sido víctima de un hecho de extorsión y secuestro exprés el pasado martes, 14 de junio, después de ser contactada para realizar un proyecto.

En diálogo con ELTIEMPO.COM, Escorcia señaló que hace más de una semana un supuesto cliente se comunicó con ella para poder construir una casa en unos predios que había adquirido en una finca ubicada en el municipio de María La Baja, en Magdalena.

“Dentro de las conversaciones nos enviaron planos de la finca, fotos, que es algo muy normal dentro de la forma que inicia un proyecto mi empresa”, detalla Escorcia, quien asegura que este tipo de información la hizo sentir más segura sobre la obra que le estaban ofreciendo desarrollar.

(Le puede interesar: Dos jóvenes fueron víctimas de un secuestro exprés en Chapinero)

Posteriormente y después de varias conversaciones, detalla la arquitecta, el hombre que la contactó le pidió asistir a la finca para que conociera el predio y así poder trabajar el diseño de la vivienda.

“Yo por obvias razones de la pandemia le dije que no podía ir, pero ellos me insistieron y me señalaron que como yo iba a ser la arquitecta de la obra tenía que ser la que conociera el sitio; finalmente, les dije que podía ir mi esposo, ya que él por su trabajo cuenta con los permisos para movilizarse y además trabaja cerca del lugar donde plantearon la cita”, afirma Escorcia.

La reunión fue programada para las 8 de la mañana del pasado martes, 14 de julio, en el corregimiento Retiro Nuevo, del municipio de María La Baja.

“Él salió a las cinco de la mañana de Barranquilla y durante todo el recorrido nos mantuvimos en contacto permanente, hasta un momento en el que no se comunicó más y que yo asumí que era porque no tenía señal, pero la persona con la que yo hablaba, el supuesto dueño de la finca, me bloqueó de WhatsApp y eso me pareció muy sospechoso”, narra Escorcia, que indica que además en un momento los mensajes que le enviaba a su esposo eran leídos, pero no tenían ninguna respuesta.

(Además: Extorsiones en Colombia se han reducido a la mitad durante la pandemia)

Fue en ese instante, narra Diana, cuando se dio cuenta que posiblemente su esposo había sido retenido.

Diana Escorcia realizó el diseño de la obra ‘Ventana al mundo’ en Barranquilla’.

Foto:

Oscar Berrocal / ADN

Secuestro express

La arquitecta asegura que su esposo fue secuestrado sobre las 8 de la mañana, cuando llegó al lugar donde le habían indicado para cumplir la cita.

“La supuesta persona que lo iba a llevar hasta la finca se encuentra con él, se monta en la camioneta y lo lleva hasta a otro punto donde otra persona los aborda y se sube al vehículo. En ese momento, los dos hombres se identificaron como miembros del ‘clan del Golfo’, acto seguido lo comunican con otra persona, quien le indica que están haciendo una campaña para recoger fondos y colaboraciones de ingenieros y arquitectos y que necesitaba que le diera 50 millones de pesos”, afirma Escorcia.

La joven arquitecta señala que en ese momento, su esposo Luis Fernando Zuluaga, les comunica que no cuentan con ese dinero, pero que puede hacerles una transferencia de cinco millones de pesos. Les sugirió que le permitieran comunicarse con su esposa para que ella hiciera la consignación.

(Lea también: Expresidiarios volvieron tras las rejas por extorsiones en 5 capitales)

Es ahí, cuando Diana recibe la llamada de Luis, quien de forma calmada, le pidió que hiciera un giro a una cuenta bancaria para poder hacer un negocio.

“Yo en ese momento ya sabía lo que estaba pasando, lo sospechaba y con su llamada lo entendí. Me dijo que le consignara los cinco millones. Pero eso no lo hacemos nosotros, no es algo habitual, y eso me confirmó la situación, pero yo solo le dije que estaba bien, que lo iba a hacer”.

Escorcia intentó pasar de forma virtual un dinero a una de las cuentas, pero no se lo permitió. “Al ver ellos que la transferencia no se hacía de una vez, se pusieron nerviosos y me empezaron a llamar y a decirme que le iban a hacer todo tipo de cosas a mi esposo y que si el Gaula llegaba lo iban a matar enseguida”.

En ese instante, los delincuentes le exigieron a Diana que les consignara 10 millones de pesos en cuentas distintas, a través de Efecty, y le indicaron que tenía una hora para realizarlo.

Diana decidió comunicarle la situación a unas personas conocidas y al poco tiempo, el Gaula de la regional Caribe se comunicó con ella y le pidieron instaurar la denuncia para que ellos pudieran empezar la búsqueda.

(Le recomendamos leer: Desmantelan red de explotación de mujeres colombianas en Francia)

“Los agentes vinieron por mí, porque de hecho estos delincuentes me empezaron a llamar de otros números, haciéndose pasar por el Gaula para ver si yo me había comunicado con las autoridades. Yo logré identificar que sus mensajes eran distintos y la forma en la que me hablaban no era parecida a las primeras comunicaciones que había tenido con los policías”, detalla la joven arquitecta.

De ahí, se dirige junto a los efectivos del Gaula hasta Cartagena para poder poner la denuncia del secuestro y extorsión. “Se debía hacer en el Guala de Bolívar para que fuera más rápido y nos fuimos volando para allá”, precisa.

Para ese momento, las autoridades prendieron las alertas y empezaron a buscar el vehículo en el que se movilizaba Luis, el esposo de Diana, en el sector de María La Baja.

“Una patrulla que estaba atendiendo otro caso vio la camioneta y se bajaron a buscar a ver qué pasaba. Cuando observaron que el vehículo estaba vacío, prendieron las sirenas”, detalla la arquitecta, quien asegura que en esos momentos, los dos delincuentes, que se encontraban a pocos metros con Luis en un cultivo de caña, salieron corriendo para escaparse y su esposo logró llegar hasta donde estaban los agentes de Policía.

En el lugar no se logró la captura de los dos hombres, pero Diana y su esposo ya realizaron la respectiva denuncia ante la Fiscalía.

“Las autoridades nos dijeron que ya se han registrado varios casos similares en esa zona. A varios grupos de personas los han engañado en los 15 días. Yo quiero alertar a los arquitectos e ingenieros, porque de la forma en la que nos abordaron denota que los delincuentes lo saben hacer, porque ellos conocen cómo es la forma en la que uno trabaja y mandan toda la información para que uno les tenga confianza y te hacen sentir que es un cliente real”, puntualiza Escorcia.

También le puede interesar:

– Taxista cuenta cómo terminó contagiando a toda su familia

– La fiesta en Cascajal en la que estarían involucrados jugadores

– ‘Sobreviví, pero mi hijo está por nacer y ahora no puedo trabajar’

ELTIEMPO.COM

[ad_2]