Cinco lugares extremos de Colombia para vivir – Otras Ciudades – Colombia



¿Se ha preguntado alguna vez cómo sería vivir en una isla desierta? ¿O quizás sabe cuántas horas tienen que caminar algunas personas para poder conseguir agua? Para muchos colombianos esto no es una cuestión sino un contexto.

Uno diario y, a veces, aparentemente eterno.

Por eso, EL TIEMPO viajó a cinco puntos del país donde conoció la historia de comunidades y hasta de infantes de marina que tienen que superar condiciones para algunos extremas al ser habitantes de aquellos lugares, y elaboró un gran especial multimedia que incluye crónicas y documentales.

A partir de este martes 12 de noviembre -y cada martes durante cinco semanas-, podrá conocer estas historias. La primera será la de Cayo Serrana, el lugar más inhóspito e inaccesible de Colombia. En aquellos cayos del norte, a 27 horas en buque desde San Andrés, los marinos que deben habitar la isla por intervalos viven rodeados por tiburones y deben vencer a su peor enemigo: la soledad.

En las tierras del sur de Colombia se encuentra el siguiente destino: Mapachico, una población de 6.000 personas que viven a escasos tres kilómetros del volcán Galeras, en Pasto. Ellos señalan que no se piensan mover de este punto en las faldas del Galeras pese a las múltiples advertencias y dificultades de habitarlo. Esta historia se publicará en el mismo especial digital el 19 de noviembre.

La tercera historia se enfocará en Bahía Cupica, un pequeño poblado chocoano que, en medio de la selva, convive con jaguares, animales que merodean los alrededores su sus hogares, y una serpiente que consideran la ‘encarnación del mal’ en la Tierra: la mapaná o talla equis.

En cuarto lugar, exploraremos lo que se siente vivir en las entrañas del majestuoso cañón del Chicamocha, en Santander, descrito por la pareja Bárcenas Ayala -quienes viven allí- como “estar en medio de la nada” absoluta. La zona cuenta con menos de una decena de casas que están situadas al filo del abismo del cañón, jurisdicción de Los Santos. Es el segundo nido sísmico con más actividad en el mundo.

Por último, tendremos la historia de los habitantes de Punta Gallinas, en La Guajira, la preocupante historia de lo que significa vivir en este desierto, el punto más al norte de Suramérica, es un reto de supervivencia extrema. Las 25 familias que habitan en la zona no tienen acceso a servicios públicos básicos y su única fuente de agua está siendo amenazada por la sal.

Espere la primera entrega este martes 12 de noviembre en www.eltiempo.com, en las redes sociales y en el canal de YouTube de EL TIEMPO.

NACIÓN

Sé el primero en comentar en «Cinco lugares extremos de Colombia para vivir – Otras Ciudades – Colombia»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*