Colombia: Desplazados regresan a sus tierras en el Catatumbo pese a una masacre | Noticias de hoy – Otras Ciudades – Colombia



Tras 16 días refugiados en albergues instalados en la vereda El Ambato, en zona rural de Tibú, cerca de 80 personas decidieron regresar a sus viviendas a pesar de no recibir garantías por parte del Estado y bajo el temor de sufrir represalias por parte de grupos armados.

(Lea también: El mensaje de respaldo de Daniel Quintero a Uribe)

Las familias habían huido tras la masacre registrada el pasado 18 de julio que cobró la vida de ocho personas en las veredas Totumito y Vigilancia, ubicadas en zona rural de Tibú y Cúcuta.

Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar, expresó que las familias refugiadas en la vereda El Ambato han tenido dificultades en la alimentación y no han tenido ayuda oportuna por parte de las autoridades.

(Le recomendamos leer: Un edificio me cayó encima en una de las peores tragedias de Cartagena)

El problema grave es que no ha habido la voluntad por parte de las autoridades para garantizar un retorno seguro

“Existe una dificultad y es que estas familias tienen sus fincas y temen perderlas, a estas personas les preocupa dejar sus pertenencias. El problema grave es que no ha habido la voluntad por parte de las autoridades para garantizar un retorno seguro”, sentenció Cañizares.

Las comunidades campesinas en Norte de Santander y líderes sociales han solicitado al Gobierno Nacional que se atienda la problemática de seguridad y la crisis humanitaria presente en el departamento.

La Asociación de Madres del Catatumbo por la paz, señaló que hay preocupación ante el retorno de las familias hacia sus veredas.

(Le puede interesar: Encuentran el cuerpo sin vida del niño que cayó a un arroyo en Soledad)

Los desplazados exigieron garantías del Gobierno Nacional, pero debieron regresar sus hogares con miedo y sin nada seguro.

“El Gobierno Nacional no se ha dirigido a estas personas que están desplazadas, a quienes les mataron sus familiares. Estas familias han tenido que devolverse por sus propios medios”, indicó una vocera de la Asociación.

La incertidumbre y la zozobra se han apoderado del área rural de los municipios de Tibú, Puerto Santander y Cúcuta, en Norte de Santander. Es crítica la situación de violencia y desplazamientos de las comunidades campesinas.

Situación en zona rural de Cúcuta

Un panorama distinto ocurre en el corregimiento de Banco de Arena en zona rural de Cúcuta, tras conocerse el retorno voluntario de 310 personas hacia sus casas ubicadas en las veredas Vigilancia, Totumito y Nueva Victoria.

Elisa Montoya, secretaria de Posconflicto y Cultura de Paz de la Alcaldía de Cúcuta, afirmó que este miércoles se realizará un plan de acompañamiento de retorno inmediato solicitado por habitantes de esta región.

(Además: Necoclí pide ayuda urgente por los migrantes y la crisis del covid-19)

En las últimas semanas más de 800 personas han sido desplazadas debido a las intimidaciones, asesinatos y enfrentamientos de los grupos armados.

“310 personas van a retornar, otras 20 familias solicitaron reubicación y hay otras familias que han decidido salir por su cuenta hacia otros lugares. Desde que ocurrió el desplazamiento masivo hemos brindado la atención necesaria a cerca de 416 personas para restablecerles sus derechos”, indicó Montoya.

La funcionaria resaltó que la administración municipal ha estado presente en la verificación y ejerciendo toda la ruta de restablecimiento de derechos que estipula la Política Pública de Víctimas.

En las últimas semanas más de 800 personas han sido desplazadas debido a las intimidaciones, asesinatos y enfrentamientos de los grupos armados que intentan tener el control de las rutas del contrabando y el narcotráfico en la frontera.

ANDRÉS CARVAJAL
Para EL TIEMPO
CÚCUTA