Coronavirus Cali: historia de directora del sisbén que tuvo covid-19 – Cali – Colombia



En la última semana de junio comenzó todo un calvario para la directora del Sisbén de Cali, Claudia María Peláez, por ese enemigo silencioso llamado coronavirus.

Es un calvario que en menos de un mes terminó con la muerte de su padre, además del contagio de dos integrantes de su familia y una allegada por la letal enfermedad que puso en riesgo su propia vida, pues también la alcanzó.

Esta historia de transmisión del temido virus empezó cuando la allegada de una sobrina de la funcionaria empezó a sentirse mal y le habría dado temor de contar, quizás por vergüenza, que presentaba los síntomas para que le practicaran la prueba que confirmó la covid-19.

La cadena empezó a extenderse hasta llegar a su sobrina y al hermano de la directora Peláez. Pero el virus siguió con su paso desaforado y, en cuestión de pocos días, doblegó al padre de la directora del Sisbén, un hombre que tenía 82 años y quien sufría mal de párkinson, por lo que se le dificultaba caminar.

Aun así, el progenitor de la funcionaria solía salir, antes de la pandemia, por sus propios medios a dar alguna vuelta por su casa hasta que no pudo más y pensando que el párkinson se había agravado, la familia Peláez llevó al padre a una clínica en Cali y consultó a la EPS que lo tenía afiliado. Sin embargo, los médicos lo devolvieron a su casa.

“Mi padre no podía caminar y empezó a deteriorarse. Pensamos que era por el párkinson. Luego, el médico en la clínica dijo que estaba bien”.

(Lea también: ‘A mí papá no lo mató la covid-19, sino la mala atención médica’)

Fue así como regresó a su hogar hasta que se agravó, al punto que perdió el conocimiento y se desmayó.

“No entendíamos por qué su recaída. Dijeron que estaba bien y no le hicieron un chequeo y lo despacharon a la casa. A mi padre lo devolvieron como a los tres minutos”, dijo Peláez.

El hombre empezó a tener fiebre. Claudia María empezó a cuidar a su padre y sentía cuando su corazón le empezó a latir con más fuerza y rapidez. También tosía sin cesar.

En esos días, el 5 de julio, el padre de la funcionaria se puso peor y la familia lo llevó a la clínica, donde lo internaron en una unidad de cuidados intensivos. Ese día, según lo expresado por la directora Peláez, a su papá le practicaron la prueba de covid-19.

Transcurrieron semanas y la funcionaria en su casa trataba de controlar la elevada temperatura de su cuerpo, guardando confinamiento hasta que la tos y su respiración se agravaron y acudió a un centro clínico.

“Yo empecé a estar peor y como a mi padre, también me devolvieron. La saturación de oxígeno estaba mal y yo le dije a la enfermera jefe que yo tenía fiebre, y que, probablemente, mi padre y yo teníamos coronavirus. Él estaba mal en la UCI, y eso le expliqué a la enfermera que me dijo: ‘A todos nos da fiebre’”.

Mientras tanto, sostuvo María Claudia, ella siguió insistiendo en el centro hospitalario en que posiblemente sí estaba contagiada. “Me dieron tres ataques de tos y en la clínica no se inmutaron, porque un examen de la saturación había marcado bien en un momento”, siguió relatando.

“Pero yo no me devolví, sino que de la Alcaldía llamaron a la dirección de la clínica y pidieron que me atendieran”, indicó.

“Si yo no conociera a nadie, si no trabajara en la Alcaldía, no me hubieran atendido, pero no debería ser así. Soy una ciudadana más con las mismas condiciones de los demás ciudadanos. Ella (la enfermera) debió haber dicho: ‘Voy a mirar sus pulmones, y que en la clínica hubieran ordenado una radiografía’”.

El hombre empezó a tener fiebre. Claudia María empezó a cuidar a su padre y sentía cuando su corazón le empezó a latir con más fuerza y rapidez. También tosía sin cesar

Ya, con la intervención de la Administración de Cali, le practicaron exámenes que revelaron que, en efecto, sus pulmones estaban comprometidos por una anomalía viral.

Era ya el 12 de julio cuando finalmente a la directora del Sisbén le tomaron la prueba del coronavirus. En ese entonces, la prueba de su padre, la que le habían tomado una semana atrás, dio positivo en covid-19 y no daba muestras de mejoría en la UCI donde seguía internado.

El 14 de julio salió el diagnóstico de la funcionaria, también positivo en covid-19, por lo que se ha mantenido en su vivienda bajo una cuarentena estricta y con tratamiento médico para frenar el virus, pero con la tristeza de que ya no podía volver a ver su progenitor, no solo por su aislamiento preventivo, sino porque la muerte para él estaba muy cerca.

Entre tanto, sus otros familiares contagiados también seguían en sus casas. No se agravaron, por fortuna, al tiempo que la directora del Sisbén, como ella misma lo reflejó en su voz que aún mostraba vestigios de los problemas respiratorios que ha sufrido, se ha mantenido en su hogar, atenta, además, a sus funciones en la oficina que atiende a familias de escasos recursos en la capital del Valle del Cauca.

“Era claro que, por mi estado de fiebre y la tos, algo estaba pasando y lo podían haber visto con la radiografía que me tomaron una vez la Alcaldía llamó a pedir que me atendieran”, aseguró.

Luego, la EPS le suministró antibiótico y así lo ha venido haciendo en la vivienda de la señora Peláez, a quien la noticia de la muerte de su padre la desgarró desde su confinamiento.

El deceso ocurrió el pasado 21 de julio. La profesional narró que la funeraria recogió el cuerpo en la clínica, el cual fue cremado. Ningún miembro de la familia ni ella estuvieron presentes, teniendo en cuenta los protocolos de prevención por la pandemia.

(Además: Perdió a su padre, padeció covid-19 y fue víctima del rechazo social)

Mientras la directora Peláez sigue en cuarentena y mejor, como lo afirmó, está a la espera de la entrega de los restos de su padre, terminando así, de manera trágica para los suyos y para ella, una historia que se hubiera podido cambiar, quizás, como lo manifestó, si el personal de la clínica donde estuvo su padre hubiera actuado desde un principio para tratar el coronavirus y no cuando se puso grave.

“El llamado que hago es para que no devuelvan a las personas sin la prueba y sin un chequeo más amplio”, dijo la directora del Sisbén.

“La idea es sensibilizar a las enfermeras jefes de las IPS y a los médicos para que sean más proactivos. Una radiografía y una explicación de síntomas, además de la prueba de coronavirus a tiempo pueden salvar vidas”, concluyó.

CAROLINA BOHÓRQUEZ
Corresponsal EL TIEMPO
CALI

Sé el primero en comentar en «Coronavirus Cali: historia de directora del sisbén que tuvo covid-19 – Cali – Colombia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*