Ejemplo de profesionalismo

Foto: Cortesa 

Juan Carlos Henao, arquero que dejó huella en el fútbol colombiano.

Próximo a cumplir los 45 años, decidió que era el momento de ponerle punto final a una vasta carrera deportiva. No por falta de condiciones ni porque le cueste en lo físico, sino porque es el momento de darle cabida a otros jugadores y disfrutar de su familia. 

Juan Carlos Henao, medellinense de nacimiento pero manizaleño por adopción, cierra un capítulo memorable con el equipo de sus amores: Once Caldas, con el que logró el título de la Copa Libertadores 2004 y vivió sus mejores momentos como arquero. Henao habló con EL MUNDO y relató sus vivencias dentro de un terreno de juego.

Juan Carlos, ¿en qué momento y por qué decidió retirarse del fútbol profesional?

La próxima semana cumplo 45 años, físicamente me daba para seguir, tanto así que el profe (Javier) Torrente antes de irse me dijo que quería que renovara dos años más, después (Hernán) Lissi también quería que continuara, me dijo que me veía muy bien. Fue una decisión consensuada con mi esposa y mis hijos. Todavía disfruto las concentraciones y los viajes, pero también espero desde ahora disfrutar mucho más a mi familia.

¿Qué piensa hacer a partir del próximo año?

Con el cuerpo técnico y directivo decidimos continuar en el club, inicialmente como preparador de arqueros, más adelante la idea es asumir otros cargos. Estoy a disposición del equipo que amo y donde ellos crean que les pueda ayudar, ahí estaré.

¿Y a largo plazo, cuál rol le gustaría cumplir?

Aún no lo sé. Me interesa la parte directiva o de asistente técnico. Como entrenador principal no me veo, al menos al día de hoy, quizás más adelante. Lo importante ahora es empezar una nueva etapa con el equipo y esperar qué pasa después.

¿Qué legado cree que dejó?

Ante todo el profesionalismo. Ser persona es principalmente lo que me marcó, lo que la gente me manifiesta a diario, creo que dejo una buena imagen como jugador y como persona.

¿Cuáles técnicos lo marcaron?

De todos aprendí, todos me trataron bien, me tuvieron confianza. Menciono al profe (Luis Fernando) Montoya, con él fuimos campeones de la Libertadores y de la Liga, pero a todos los destaco, sería desagradecido dejar a alguno por fuera.

¿Qué le faltó por conseguir?

Soy un agradecido por todo lo que conseguí, hasta con lo que se perdió. Quedó la marca por no haber ganado la Intercontinental, la tuvimos cerca, pero la pude disputar y no es fácil.

¿Qué recuerda de ese viaje a Japón, para enfrentar al Porto?

Fue un viaje muy largo, hicimos una para en Los Ángeles, perdimos el vuelo y nos quedamos dos días. Después prendimos las velitas en el hotel, en Japón no existe esa tradición y la gente estaba aterrada. Y del partido destaco la entrega del equipo, y después recuerdo los penaltis.

¿Qué imagen tiene presente del título de la Copa Libertadores?

La alegría de toda la gente. Es algo que me dejó marcado, el apoyo no sólo llegó de Manizales, toda Colombia nos dio cariño y esa energía positiva nos ayudó a conseguir semejante logro.

¿Cuál fue su mejor partido?

El que más recuerdo fue ante Sao Paulo allá, en la Libertadores 2004. También recuerdo el del debut profesional, el 4 de octubre de 1992 ante Nacional en Manizales… ganamos 1-0, me fue bien y ahí empezó la historia con el Caldas.

Sé el primero en comentar en «Ejemplo de profesionalismo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*