EL DEPORTE EN LA TERCERA EDAD

Es importante tomar en consideración que la actividad física es esencial para las personas de la tercera edad. 

Y es que, aun cuando lleguemos a una edad en la cual se cree que no podemos ni debemos hacer ningún tipo de ejercicio, la realidad es que debemos y podemos hacer todos los ejercicios que nos sean posibles para mantenernos siempre saludables. 

Alessandro Sensitivo nos explica, que con el envejecimiento llega una disminución de las capacidades de la persona, y es algo realmente inevitable, pues es la naturaleza de la vida que al llegar a cierta edad ya no tengamos la misma capacidad.  

Lo importante a conocer aquí es, que el deporte en la tercera edad es una de las cosas que nos ayudará a llevar de mejor manera esta etapa, es decir, si realizamos deporte desde temprana edad, entonces estaremos destinados a sentirnos fuertes y saludables cuando nos encontremos entrando a los años de nuestra vejes y ello es un punto muy a nuestro favor. 

A través del deporte hemos de sentirnos siempre bien, siempre joviales, siempre fuertes, por lo que, la tercera edad no podrá consumirnos como quiere hacerlo, al contrario, seremos nosotros los que agarremos a la tercera edad y le demos una sacudida que no podrá controlar.   

Ahora bien, es importante tomar en consideración que, durante la edad adulta, los ejercicios a realizar ya no serán los mismos que acostumbrabas a hacer cuando estabas joven, esto por el tema de que debes cuidar aún más tu salud y la de tus huesos, por lo que, la mejor estrategia para seguir manteniéndote en forma es crear una rutina de ejercicios con la que cual te sientas completamente cómodo y que genere grandes beneficios a tu cuerpo y a tu salud.    

El deporte en la tercer edad es una de las actividades más importantes a llevar a cabo, por lo que, el miedo a que te suceda algo no debe estar en tus planes de seguir sintiéndote útil en esta etapa. 

No tengas miedo de seguir llevando una vida saludable y activa porque crees que ello afectará la edad madura en la que te encuentras, al contrario, es allí cuando debes retomar más fuerzas para que te motives a seguir llevando una vida saludable y completamente activa.

Está científicamente comprobado que las personas de edad adulta que se mantienen en constante movimiento son las más saludables, al contrario de aquellas que se entregan a la vejes y que por tanto, al dejar la actividad física, comienzan de manera automática a padecer de enfermedades asociadas con esta etapa, como dolencia en los huesos, falta de aliento, debilidad.

El deporte en la tercera edad ayuda aprevenir todo esto, por lo que, si te mantienes activo lograrás evitar este tipo de situaciones incomodas como lo son el padecer enfermedades que agravan aun más la situación de ya tener que aceptar que hemos llegado a una edad en donde no podemos ser tan extremos como solíamos serlo en nuestra juventud.