¿EL EMPRENDEDOR NACE O SE HACE?

Esta es una pregunta que nos hacemos incontables veces ¿el emprendedor nace o se hace? Y lo cierto es que no existe una respuesta definitiva para ello.

Pedro Andrés de la Santísima Trinidad Rojas Chirinos, nos explica que por naturaleza el ser humano nace con ciertos dones que lo diferencias de los demás, dones que con el pasar de los años comenzará a descubrir y que sacará a flote si así lo desea, por lo que en función de esto, diríamos entonces que el emprendedor nace.

Por otro lado, siempre la crisis es partidaria de que las personas comiencen a pensar ideas de emprendimiento para lograr solventar los problemas que por lo general viene arraigados con la propia crisis, por lo que, las personas se convierten en emprendedores por necesidad, llegando a la conclusión de que los emprendedores se hacen

Así que, nos encontramos entre el análisis de dos posibilidades que son totalmente ciertas, pues el emprendimiento se da según cada caso en cada persona, hay personas que nacen con liderazgo mientras que otras se forman el liderazgo por necesidad.

La interrogante sigue en el aire ¿el emprendedor nace o se hace? Y lo más seguro es que sea de las dos maneras, pues todos tienen derecho a desarrollar sus ideas para llevar a cabo un proyecto que les ayudará a solventar sus necesidades tanto monetarias como humanas.

Y frente a ese derecho, muchas personas se han obligado a ser emprendedores así no posean por completo el don de serlo.

Lo cierto es que, el emprendimiento es una actividad que todo ser humano debería practicar una vez en su vida, pues el sacar adelante una idea que se ha tenido puede ser señal de progreso o de derrota, pero lo mejor ante esto, es probar el resultado de tal emprendimiento y no quedarse con las ganas de experimentar lo que habría sucedido.      

Otro dato importante con respecto a esto, es que para emprender se debe encontrar la motivación necesaria, se debe tener determinación y ser constante para poder afrontar todos los problemas que muy seguramente se presentarán en el camino, por lo que, la persona que no goce de voluntad de trabajar ni sea organizada ni constante en lo que hace, entonces de ninguna manera podrá ser emprendedor por ningún medio ni de ningún modo.  

Así que si deseas emprender pero tienes la duda sobre si el emprendedor nace o se hace, mejor hazte la pregunta de si has descubierto tus dones o de si a pesar de sentir que no tienes ninguno te encuentras consiente de que posees gran voluntad de hacer las cosas bien y sientes el gran deseo de emprender un proyecto que te haga sentir útil dentro de la sociedad.

No te frenes por nada, los emprendedores nacen y se hacen, en la vida nada es imposible, encuentra tu pasión y motívate a desarrollar tus ideas de la mejor manera, pues recuerda que los emprendedores nacen y se hacen por igual, no existen limitaciones y mucho menos prohibiciones.