El padre de Francisco de Roux reflexiona en los 20 años de la masacre de El Salado – Otras Ciudades – Colombia



Hace 20 años el corregimiento de El Salado, un pueblo ubicado a 35 minutos por carretera desde el casco urbano del municipio del Carmen de Bolívar, en el departamento de Bolívar, fue escenario la más terrible masacre vivida en los Montes de María, cuando un grupo de paramilitares incursionó en la región dejando 60 campesinos asesinados.

El Padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad, en entrevista con EL TIEMPO, reflexiona sobre las lecciones que dejó el hecho perpetrado por 450 paramilitares.

“Lo sucedido en El Salado sacó a flote dos cosas muy ondas de las que somos capaces los colombianos. Puso en evidencia, sobre cualquier otro hecho violento que haya vivido el país, la manera cómo podemos dejarnos llevar por la locura y la capacidad de destruir al otro, de someter incluso con los mayores niveles de sufrimiento. Un demonio interior que nos parcia inimaginable: hombres y mujeres fueron asesinados delante de niños y mujeres”, reflexiona el padre Francisco de Roux, presidente de la comisión de la verdad.

El Salado fue escenario la más terrible masacre vivida en los Montes de María, cuando un grupo de paramilitares incursionó en la región dejando 60 campesinos asesinados.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

Esta semana en El Salado hubo actos religiosos, conversatorios,una marcha pacífica y eventos conmemorativos para conmemorar los hechos.

La masacre, que duró cuatro días, fue ordenada por los jefes paramilitares Salvatore Mancuso, Carlos Castaño y Rodrigo Mercado Peluffo, alias Cadena, y fue dirigida por Luis Francisco Robles Mendoza, alias Amaury, quien había estado en el Ejército como suboficial de las Fuerzas Especiales.

Los habitantes de El Salado recordaron con solemnidad a sus seres queridos en este mes de febrero, 20 años después de la masacre.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

Resiliencia y reconciliación

“Pero también nos han enseñado los sobrevivientes de la masacre, la capacidad de resiliencia que tenemos los colombianos, además de reconocer para no repetir”, agrega de Roux.

Con una caminata desde la institución educativa agropecuaria de El Salado hasta el cementerio, luego una celebración eucarística y posteriormente un conversatorio en la Casa de la Cultura, sobre  un futuro esperanzador, los habitantes de El Salado recordaron a sus seres queridos en este febrero que trae tristezas pero también esperanza y sed de progreso para el pueblo.

. “Si algo nos han enseñado las víctimas es la capacidad de la reconciliación, pensando en las nuevas generaciones (hijos, nietos), que son quienes van a vivir en el territorio y a perpetuar la cultura. Entre abuelos y padres nos odiamos por más de 50 años, pero estas comunidades, sobrevivientes de la violencia nos enseñaron la capacidad de perdonar para no repetir una historia de violencia”, suma el padre de Roux, quien concluye: “Pero a pesar que hemos sufrido tanto, somos capaces de mirarnos a los ojos y perdonar a quienes nos hicieron tanto mal”.

  
John Montaño
Redactor de EL TIEMPO 
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas 

Sé el primero en comentar en «El padre de Francisco de Roux reflexiona en los 20 años de la masacre de El Salado – Otras Ciudades – Colombia»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*