En Playa Blanca, Cartagena, hay un lucrativo negocio con la explotación del balneario – Otras Ciudades – Colombia



La construcción de al menos tres muelles y puestos de control en la carretera para el ingreso de turistas, son las primeras acciones que anuncia la alcaldía de Cartagena para intervenir Playa Blanca, el balneario más golpeado del país por el turismo depredador y el comercio ilegal.

Luego de haber reversado su decisión de cerrar el amenazado balneario, que tiene grandes afectaciones ambientales, y es escenario de contaminación, este fin de semana la administración del alcalde William Dau, también aseguró que se realizará un censo a la población que habita y explota la playa. .

“El viernes de esta semana vamos revisar todo lo relacionado con la construcción de los muelles y de los puestos de control terrestre, con el acompañamiento del Ministerio de Cultura, la Corporación de Turismo, Parques Nacionales, y la alcaldía, a través de la secretaria del interior”, explicó David Múnera Cavadía, secretario del Interior de Cartagena.

Esta semana el comité de playas, conformado por líderes de los comerciantes de Playa Blanca y todas las autoridades involucradas en el cuidado del territorio analizarán todo lo que tiene que ver con las problemáticas macro de la isla de Barú, la cual abrió sus puertas al turismo en masa con la construcción del puente sobre el Canal del Dique. Un corredor donde no hay Dios ni ley y todos los fines de semana llegan buses repletos de viajeros cargados de licor, envases plásticos y empaques comida chatarra que terminan en las aguas azul turquesa del mar Caribe.

A los comerciantes ilegales lo único que les interesa es que a diario lleguen buses y lanchas repletas de turistas sin ningún control.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

“El alcalde tomó la decisión del cierre de las playas pero también ha dicho que esto hay que socializarlo con las comunidades, y en eso estamos avanzando, por ello hemos estado haciendo reuniones, este marte hay un nuevo encuentro, y a partir de allí el alcalde determinará las medidas a tomar”, señaló el Secretario del Interior de Cartagena.

La situación de este balneario es urgente pues la contaminación y el comercio ilegal en masas ya se expande a otras zonas turísticas de la zona insular de Cartagena, como isla grade; a donde operadores turísticos ilegales y sin ningún control están llegando con lanchas repletas de turistas, que no cuentan con reservas en ninguno de los eco hoteles de la isla, que llegan con sus mochilas repletas de basura y que están destruyendo los corales.

Harán censo a la población que invade Playa Blanca y que ha montado cientos de hostales, bares y restaurantes en la ilegalidad.

Foto:

John Montaño- EL TIEMPO

“La señalización de Cholón ya está consumada. El Fondo Nacional de Turismo (Fontour) la va a financiar. Ahora vamos a discutir los planes que se tienen para playa blanca como la construcción de un puesto de control, también vamos a convocar a todas las organización tanto en el sector público como en el privado para la financiación de este puesto”, dijo Múnera.

… mucha de la población que explota la playa es flotante, extranjeros que solo regresan para temporadas altas y controlan el negocio sentados desde una hamaca en Bocagrande

El negocio es redondo para los explotadores del territorio

Ante el censo a la población que invade Playa Blanca y que ha montado cientos de hostales, bares y restaurantes en la ilegalidad, un experto hace críticas.

“El gran problema que vemos en esta medida es que mucha de la población que explota la playa es flotante, muchos extranjeros que solo regresan para las temporadas altas y controlan el negocio sentados desde una hamaca en Bocagrande. Solo piensan en explotar la playa, no les importa la destrucción del medio ambiente. La minoría es población local”, dice Gabriel Roa, ambientalista cartagenero.

Para los comerciantes que explotan playa blanca el negocio es redondo: allá no se pagan impuestos de ningún tipo porque están invadiendo espacio público. No hay ningún servicio público, y la mayoría ni siquiera tiene un registro en Cámara de Comercio; mientras tanto reciben millonarios recursos por cuenta del turismo en masa.

A estos comerciantes ilegales lo único que les interesa es que a diario lleguen buses y lanchas repletas de turistas sin ningún control.

Por ahora, los muelles serían la primera acción, que promete la alcaldía de William Dau, para limitar la zona para bañista de la circulación de lanchas y motos acuáticas que dejaron el año pasado al menos una docena de turistas heridos en el mar.

Mientras las administraciones pasadas hablaban de aun capacidad de carga para esta playa superior a las 3 mil personas; esta alcaldía ya habla de máximo 1.360 personas, pero podría bajar.

    
John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
Cartagena
En Twitter: @PilotodeCometas

Sé el primero en comentar en «En Playa Blanca, Cartagena, hay un lucrativo negocio con la explotación del balneario – Otras Ciudades – Colombia»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*