HABLEMOS DE LA RESISTENCIA HUMANA NECESARIA PARA EL DEPORTE

Hablar de la resistencia humana necesaria para el deporte, es tocar el tema de uno de los puntos más importantes de esta actividad física, pues sin resistencia en las personas no existiría ni la más  mínima posibilidad de llevar acabo ningún tipo de deporte. 

Alessandro Sensitivo nos explica, que la resistencia se conoce como la capacidad que le permite al ser humano realizar y mantener un esfuerzo muscular activo, durante el conteo una cantidad de tiempo excedente.  

Esto nos indica, que la resistencia es lo que permite que el cuerpo humano logre hacer actividad física y logre plantearse el reto de sobrepasar sus propios límites, por lo que, en la mayoría de los casos la resistencia es algo que más que físico, se trabaja de manera mental para lograr resistir por más tiempo cualquier coordinación o ejercicio deportivo impuesto.

En función de esto, hemos de apreciar que existen dos tipos de resistencia los cuales son:

  • Resistencia general: esta resistencia es la que depende del sistema cardiovascular, es decir, de la eficiencia que tengan tanto el corazón, como los pulmones y el sistema circulatorio.

 

  • Resistencia muscular: esta resistencia es la que se obtiene cuando participa solo una musculatura especifica del cuerpo en función del movimiento requerido, así que este tipo de resistencia se puede observar en movimientos como la flexión de brazos, extensión de piernas, entre otros.

Ahora bien, en coordinación con esto, hemos de conocer de igual forma, que por medio de la forma de captación y elaboración de la energía, han salido a resurgir dos tipos de resistencia más los cuales daremos a conocer aquí:  

  • Resistencia aeróbica: que se refleja en la capacidad que posee el organismo para lograr mantener un esfuerzo a través del cual se produzca una obtención de energía presente a través de la presencia del oxígeno, es decir, nos referimos  la realización de una actividad física por mucho as tiempo en función de u bue trabajo con la respiración para conseguir mayor resistencia.

  

  • Resistencia anaeróbica: este es el caso contrario, pues es el tipo de resistencia en el cual se refleja la capacidad del organismo para realizar algún esfuerzo físico, en donde la energía obtenida se visualiza sin la aparición del oxígeno por ningún lado, es decir, que es aquella resistencia en la cual el oxígeno no juega u papel protagónico, pues el ejercicio que estamos realizando requiere nuestro máximo de agilidad y velocidad que el trabajo respiratorio pausado y constante queda de lado.   

 

Y para entender un poco mejor el pleno desarrollo de estos dos últimos tipos de resistencia, hemos de tomar en consideración el hecho de que tanto la resistencia aeróbica como la anaeróbica se complementan en:  

  • Resistencia anaeróbica aláctica: que es aquella resistencia que se presenta como un esfuerzo de intensidad máxima realizado en un tiempo de unos 15 o 20 segundos, en donde no se produce ningún tipo de concentración de ácido láctico.

 

  • Resistencia anaeróbica láctica: que suele ser la resistencia en la cual los esfuerzos de intensidad se producen entre el 85% y el 90% de las posibilidades del individuo, en un tiempo determinado de unos 20 segundos y un minuto y medio de duración.