Investigación de la muerte de joven turista en Carnaval de Barranquilla – Otras Ciudades – Colombia

[ad_1]

El pasado jueves 20 de febrero se conoció el caso de una joven turista que desapareció en Santa Marta y fue hallada muerta en Barranquilla.

Los familiares denunciaron que aunque han pasado ya 12 días no hay ningún avance en la investigación que pueda establecer qué sucedió y quiénes son los responsables de este homicidio. Solo les quedó dolor e incógnitas.

La víctima de este hecho fue Wendy Paola Flórez, de 27 años, residente del municipio de Piedecuesta, Santander, quien viajó a la Costa para encontrarse con una hermana en Barranquilla.

Wendy, a última hora, decidió cambiar los planes y llegar de paso a Santa Marta, donde se vería con una persona, sobre quien se desconoce su identidad.

(Le puede interesar: Así cayó mujer que planeó crimen de su mejor amiga y fue a su funeral)

La joven,  dedicada a administrar una empresa familiar, el lunes 17 de febrero se alojó en el hotel Valladolid, en El Rodadero; a eso de las 7:00 de la noche salió a cenar, dejando sus pertenencias y celular en la habitación, a la que nunca regresó.

Solo hasta el jueves la administración del lugar notificó a los parientes de la joven sobre su desaparición. De inmediato su papá, Héctor Flórez, se desplazó a la capital del Magdalena e instauró la denuncia solicitando ayuda a las autoridades para encontrar a su hija.

No hay avances en la investigación, de hecho en el hotel Valladolid permanecen las cosas de ella

Horas después se enteró que la joven administradora de empresa había sido hallada muerta en Barranquilla y su cadáver estaba en la morgue.

Según los resultados del examen forense practicado por Medicina Legal, Wendy Paola fue asesinada el día jueves.

Su cuerpo presentaba dos heridas a nivel del cuello con arma corto punzante, una de las cuales le causa la fractura de una vértebra a nivel c5.

Esta información es lo único que saben los familiares sobre el fatal desenlace que tuvo la joven.

Negligencia de las autoridades

Aunque sus padres prefirieron apartarse de todo y refugiarse en la religión para buscar consuelo en Dios, su hermana, un primo y un tío optaron por llegar hasta el fondo de lo qué pasó y garantizar que se haga justicia.

Los tres parientes llegaron a Santa Marta para preguntar personalmente qué información nueva había sobre el homicidio de Wendy. La sorpresa de todos fue grande al no encontrar ninguna respuesta de las autoridades.

“No hay avances en la investigación, de hecho en el hotel Valladolid permanecen las cosas de ella porque ningún ente judicial ha ido a recogerlas como elementos probatorios que conduzcan a los posibles criminales”, dijo Édgar Flórez, primo de la víctima.

Los familiares quisieron acceder a las pertenencias de Wendy, pero la administración del hotel se negó a entregarlas.

Dicen que necesitan una orden de las autoridades porque no pueden tocar nada de lo que le pertenece a la huésped que fue asesinada

“Dicen que necesitan una orden de las autoridades porque no pueden tocar nada de lo que le pertenece a la huésped que fue asesinada. Es increíble que los investigadores no se hayan interesado ni siquiera en revisar el teléfono y establecer si mi prima se citó con la persona que la asesinó”, añadió Édgar.

Lo que más le preocupa a los familiares de Wendy es que la negligencia es tanto de los órganos judiciales de Santa Marta como de Barranquilla. Con el pasar de los días algunas pistas y elementos que pudieron ser fundamentales para esclarecer el crimen han desaparecido.

“Los videos de seguridad de las cámaras en los alrededores del hotel ya no existen porque se borran periódicamente ante la baja capacidad de almacenamiento que tienen estos equipos. Cualquier otro rastro que en su momento pudo haber en la zona donde la raptaron será difícil de encontrar”, lamentó el pariente.

La familia de Wendy les exige a las autoridades de las dos ciudades que se pongan de acuerdo y entreguen resultados efectivos que permitan tener claridad sobre los móviles de este asesinato y los responsables.

“Ella estuvo viva durante dos días más después de su desaparición. Queremos saber en ese tiempo dónde la tuvieron y quién y por qué la asesinó. Es claro que fue alguien cercano porque no son heridas de atraco ni tampoco de violación , no se encontraron signos de forcejeo, si no más bien como si alguien la atacara por la espalda”, puntualizó el primo de la víctima.

A Wendy sus amigos y allegados la recuerdan como una joven tranquila y alegre que siempre aprovechaba sus espacios libres para viajar. No le gustaban las redes sociales y era un poco introvertida, de pocos amigos. Por esa razón ninguno tiene idea de con quién fue a encontrarse en Santa Marta y por qué terminó asesinada.

ROGER URIELES
Para EL TIEMPO
Santa Marta

[ad_2]