Jordi Cuxart y sus inicios en el balonmano

El balonmano es un deporte muy duro y exigente, y Jordi Cuxart conoce a la perfección este nivel de exigencia desde sus inicios. Con tan solo cinco años comenzó a practicar este deporte y con seis años ya competía a nivel federado. Con siete años fue fichado por el Deportivo Sant Julià, en el cuál mejoraría su técnica fundamental consiguiendo un gran nivel. Con nueve años entró en el Corominas Atletic, destacado club de formación, donde empezó a competir en el nivel más alto de su categoría. Jordi Cuxart Teres entrenaba cuatro días a la semana y su afición por el balonmano crecía exponencialmente.