La lucha por el agua en Riohacha se calienta – Barranquilla – Colombia

[ad_1]

La falta de agua ante la prolongada sequía comienza a inquietar a los pobladores de los corregimientos vecinos de la cuenca baja del río Tapias, quienes se cansaron de esperar el apoyo de las autoridades y decidieron por su propia cuenta parar la operación del acueducto que abastece a Riohacha con este afluente, para obtener el preciado líquido.

La situación fue denunciada por el gerente de la empresa operadora del servicio de acueducto y alcantarillado ASAA, William García, quien asegura que alrededor de unas 15 personas del corregimiento de Matitas y liderados por uno de sus ediles llegaron hasta la bocatoma del río Tapias y manipularon una de las válvulas de compuerta y desviar del canal de aducción el agua hacia el río nuevamente por espacio de unos 20 minutos.

“Se dialogó con ellos y el alcalde sobre la situación, afortunadamente entendieron y accedieron a no continuar con la manipulación”, indicó García.

De acuerdo con la información entregada por los operadores de turno, estas personas argumentaron no tener agua suficiente para el abastecimiento en su corregimiento, y a través de la manipulación se pretendía lograr el paso de la corriente para que eventualmente llegara a Matitas.

Estamos pidiendo que nos dejen caer unos 300 litros de agua por segundo al río, todos necesitamos el agua, no solo es para la gente, es para el ganado y las fincas

Edgar Francisco Mendoza, edil de Matitas, asegura que con el coronavirus están preocupados por que no tienen agua, y se cansaron de esperar a que la empresa de acueducto les colaborara soltando el agua en la noche para que el río llenara su cauce.

El edil recalcó que “estamos pidiendo que nos dejen caer unos 300 litros de agua por segundo al río, todos necesitamos el agua, no solo es para la gente, es para el ganado y las fincas. Necesitamos que ejerzan más control sobre la línea de conducción”.

García, asegura que el riesgo está latente, ya que la petición de los pobladores de dejar un día para que el agua corra no va a garantizar que les llegue a sus comunidades, además de lo que representa dejar un día sin agua a la ciudad debido a los traumatismos que causa para que el sistema se pueda recuperar y muchos menos en esta condición de necesidad.

Insiste en que las condiciones son críticas ya que el caudal del río Tapias viene fluctuando en 950 litros por segundo, cuando el promedio normal es de 3.500 litros. Se esta muy cerca de llegar al punto más crítico de 850 que es lo que se ha registrado.

La falta de agua conllevó a que el alcalde José Ramiro Bermúdez, decretara en días pasados la calamidad pública por sequía.

Es de señalar que las poblaciones de Matitas, Choles, Comejenes, Tigreras y el Ebanal, ubicadas en la cuenca baja del río Tapias, forman parte del corredor bananero y gran parte de este caudal es utilizado para estos cultivos.

A través de la oficina de Unidad Distrital de Gestión del Riesgo de Desastres y la empresa operadora se busca concertar un programa de abastecimiento de agua potable desde la planta de tratamiento a través de carros cisternas a las poblaciones cercanas de Tomarrazón, Juan y Medio, Los Moreneros y Matitas, entre otras.

Finalmente, ASAA insiste en la necesidad de su acompañamiento social, policial o militar, tanto en la línea de conducción como en la planta de tratamiento, debido a la alta vulnerabilidad que representan estas intervenciones para el acueducto de la ciudad.RIOHACHA

[ad_2]