¿QUÉ ES EL ARRENDAMIENTO FINANCIERO?

 

En finanzas, una de las preguntas típicas que surgen es la de ¿qué es el arrendamiento financiero? Por lo que, en este escrito procederemos a hablar un poco de lo que se trata este elemento económico.  

Pedro José Rojas Chirinos, nos indica que el arrendamiento financiero es el alquiler de un bien con derecho a compra al final del contrato, por lo que, se hace mucho más óptimo y beneficio el hecho de poder arrendar una vivienda bajo los designios de este tipo de contrato, pues siempre contarás con la posibilidad de en algún momento poder comprar dicho bien.

En palabras más entendibles, el arrendamiento financiero es una acción en donde el arrendador pone a disposición del arrendatario un bien de su propiedad por el cual recibirá rentas por el usufructo del mismo, teniendo la obligación de vender el bien al final del contrato si el arrendatario ejerciera su derecho, así que en esto no existe contradicción alguna, el propietario que ha decidido arrendar su patrimonio en función de un contrato financiero, debe estar siempre muy consciente de lo que implica para su capital y para el destino de sus bienes. 

Tomando en consideración de ésta manera, que el mismo se refleja en la conformación de un contrato entre dos partes por la cual una pone a disposición de otra un determinado bien a cambio de unas cuotas denominadas rentas, pactadas de antemano durante un tiempo determinado, y en el que el arrendatario tiene el derecho de adquirir la propiedad del bien a un precio establecido a la finalización del contrato, devolver el bien y rescindir el contrato, o si prefiere, renovarlo negociando las nuevas condiciones.

Con toda esta explicación, hemos de tener la idea clara de lo que significa ahora sí, el arrendamiento financiero, pudiendo observar de ésta manera, que en la realidad en el manejo de la sociedad ésta acción es algo muy común, todos los días vemos contrataos de ese tipo, personas en situaciones de arrendamiento y muchas veces no nos tomamos el tiempo de informarnos bien sobre los beneficios que tal acción emite o sobre los desaciertos que cometen las personas al decidir realizar un contrato de este tipo.    

Y es que, justamente fue la misma sociedad la que reflejó la necesidad de crear la posibilidad de adquirir un bien en función de nuestro propio movimiento financiero, es decir, que si no contamos con el capital indicado para comprar de manera inmediata una propiedad, contamos con la posibilidad de utilizar un contrato de arrendamiento financiero para hacerlo de cuota en cuota según nos alcancen nuestros ingresos.

Prestando atención a que este tipo de contrato lo podemos utilizar para la compra  de cualquier bien, como un vehículo, una vivienda, un local… siempre tomando en consideración, que los gastos de mantenimiento corren por cuenta del arrendador o propietario, mientras que el arrendatario tan solo debe hacerse cargo del pago de una cuota anual, viendo que el verdadero beneficio es en sí para el arrendatario en realidad.