Sobrevivientes de Auschwitz advierten sobre surgimiento de antisemitismo – Europa – Internacional



Setenta y cinco años después de la liberación de Auschwitz, supervivientes del Holocausto se congregaron este lunes en Oswiecim, en el sur de Polonia, para honrar a los más de 1,1 millones de víctimas, principalmente judíos, en medio de una gran preocupación por el resurgimiento del antisemitismo.

(Le puede interesar: ¿Por qué es tan importante conocer lo que ocurrió en Auschwitz?)

Más de 200 supervivientes, procedentes de todo el mundo, acudieron al antiguo campo nazi de Auschwitz para compartir sus testimonios que, a la luz de la reciente ola de ataques antisemitas a ambos lados del Atlántico vienen a ser una advertencia. Algunos lucieron las bufandas y los uniformes estampados con rayas azules y blancas que se usaban en el campo de la muerte construido por los nazis en Oswiecim, en la entonces Polonia ocupada.

(Le puede interesar: Eva Kor, la sobreviviente de Auschwitz que perdonó a los nazis)

La ceremonia transcurrió en una gran carpa erigida frente a la construcción de ladrillo rojo denominada ‘puerta de la muerte’. Miembros de la realeza, presidentes y primeros ministros de unos 60 países, aunque no los líderes de las grandes potencias, se reunieron con los sobrevivientes en Auschwitz y al caer la noche, mostraron velas que titilaban en la oscuridad mientras caminaban por la vía férrea por donde llegaban los judíos provenientes de Europa hacia las cámaras de gas.

Sobrevivientes del holocausto durante la conmemoración de los 75 años de la liberación del campo de exterminio nazi.

Luego pusieron velas y ofrendas florales. Antes, los supervivientes cruzaron bajo la escalofriante inscripción de hierro forjado negro Arbeit macht Frei (‘El trabajo hace libre’, en alemán), antes de depositar coronas de flores en el muro de la muerte donde los nazis mataron a miles de prisioneros.

“Auschwitz no cayó súbitamente del cielo, Auschwitz fue avanzando lentamente paso a paso, hasta llegar a lo que ha sucedido aquí”, afirmó Marian Turski, de 93 años, judía polaca sobreviviente del campo, que pidió ejercer vigilancia ante la violación de los derechos de las minorías, lo que es crucial para salvaguardar la democracia y prevenir el genocidio.

La sobreviviente del Holocausto y ex prisionera del campo de exterminio nazi Auschwitz-Birkenau, Miriam Ziegler, mostró una imagen histórica de ella y otros prisioneros en Oswiecim.

‘Crisis global de odio antisemita’

“¡No sean indiferentes!”, imploró Turski ante los invitados a la ceremonia. “Mucha gente, en muchos países, hicieron posible la existencia de Auschwitz”, afirmó en un discurso el presidente del Congreso judío mundial Ronald Lauder. “Prácticamente los otros países europeos ayudaron a los nazis a reunir a los ciudadanos judíos”, agregó.

“Tenemos que llamar a este fenómeno por lo que es: hay una crisis global de odio antisemita, una oleada constante de ataques contra los judíos, sus instituciones y propiedades”, aseguró el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en un discurso. Desde el solemne salón de la Asamblea General, Guterres recordó varios ataques recientes contra en EE. UU. y Europa.

AFP