Violencia se instala en casa por efecto de la cuarentena – Medellín – Colombia



Es un hecho. Por efecto directo de la cuarentena obligatoria, las estadísticas de muertes violentas y de otro tipo de delitos han caído hasta en un 50 por ciento en las calles de una Medellín casi fantasma.

En contraste, la violencia parece haberse instalado en el seno de los hogares, donde la pandemia nos ha obligado a todos a convivir y a encerrarnos por tiempo indefinido.

El fenómeno, que se vislumbraba al empezar el confinamiento obligatorio, tiene preocupadas a las autoridades de la ciudad. Y el primero en hacer sonar las alarmas fue el personero municipal, William Yeffer Vivas Lloreda.

En una declaración, el jueves, Vivas se mostró preocupado por el aumento de denuncias por violencia intrafamiliar en la ciudad y reveló cifras: 613 denuncias, 408 de violencia intrafamiliar entre adultos, principalmente mujeres, y 205 que involucran a niños y adolescentes.

Aumento significativo

La Personería, tomando como base las llamadas a la línea 123, durante el primer mes de la cuarentena (20 de marzo al 27 de abril), encontró un aumento significativo en comparación con el mismo periodo del 2019.

Mientras que en marzo del año pasado las llamadas denunciando hechos de violencia intrafamiliar fueron 1.510, en el mismo mes este año fueron 1.623, un aumento de 113 llamadas. Y mientras en abril pasado, las denuncias a través de esa línea llegaron a 5.318, en ese mismo mes del 2019 se recibieron 3.300, un aumento en 2.018 llamadas por violencia intrafamiliar en el área metropolitana, la mayor parte de los casos, en Medellín.

Estadísticas de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá también dan cuenta del aumento: en marzo y abril de 2019, los casos confirmados de fueron 2.931, y en ese periodo del 2020, se llegó a 4.974 casos en la ciudad. En total, el aumento entre 2019 y 2020 fue de 2.016 casos.

El Personero llama la atención sobre las dos tendencias claras que muestran las cifras: las principales víctimas son mujeres y menores de edad.

Juliana Martínez Londoño, secretaria de las Mujeres, sostiene que es innegable que la dinámica de las violencias contra la mujer en el ámbito familiar, o violencia intrafamiliar, se modificó a raíz del confinamiento.

Asegura que las dos primeras semanas de la cuarentena, el comportamiento de los casos de violencia intrafamiliar fue irregular, en la medida que no hubo un aumento notable, incluso durante esas semanas los casos bajaron.

El incremento de violencia contra mujeres antes de la cuarentena tenía mayor incidencia los fines de semana, porque es el momento de la convivencia. Ahora estamos permanentemente en esa situación

“El incremento de las violencias contra las mujeres antes de la cuarentena tenía mayor incidencia los fines de semana, porque es el momento en que la familia está en la casa y se da la convivencia. Ahora estamos permanentemente en esa situación”, sostiene Martínez.

La consecuencia, señala, es que las mujeres se quedan sin momentos de escape y las tensiones familiares se agravan por la disminución de los ingresos. “Una olla a presión que se está materializando”, dice.

Dos momentos

Martínez diferencia dos momentos de la cuarentena: “A partir de un punto, que puede ser el 11 de abril, empezó un crecimiento sistemático, en la línea 123 Mujer, principalmente; y en mayo, a partir del 9, hemos tenido un repunte que nos hace llamar la atención”, afirma.

Las cifras que revela no mienten. En 2019, la línea contestó, entre el 20 de marzo y el 17 de mayo, 3.348 llamadas, y en el mismo periodo de este año la línea ha respondido a 4.666 llamadas. Pero el aumento más fuerte se refleja en el número de incidentes reportados: 2.392, entre el 20 de marzo y el 17 de mayo del 2019. Y en este año, en el mismo periodo: 8.099.

“Y en relación con los casos en los que efectivamente se logra contacto con la víctima o la mujer recibe apoyo (eventos), este año, en ese lapso, hemos atendido 979 casos. El año anterior, del 20 de marzo al 17 de mayo, habíamos atendido 911”, revela.

Los agresores en el hogar siguen siendo las parejas y las exparejas y en el escalafón de formas de violencia, la física ocupa el primer lugar con 672 casos, seguida de la psicológica, con 204. En tercer lugar está la violencia sexual, con 46 casos, y le sigue la violencia sociopolítica, con 40.

No vemos un incremento considerable. La estadística no lo dice, no hay un incremento real en atenciones en las comisarías

La Alcaldía de Medellín reconoce que en la mayoría de casos de violencia intrafamiliar las víctimas son mujeres (74 por ciento) y menores (26 por ciento), pero dice que no tienen evidencia de un incremento en esta forma de violencia, basados en las cifras del periodo enero-mayo de 2019-2020.

“No vemos un incremento considerable. La estadística no lo dice, no hay un incremento real en atenciones en las comisarías”, dijo Camilo López , subsecretario de Gobierno y Convivencia, a EL TIEMPO. 

“Del primero de enero al 15 de mayo del 2019, recibimos 3.288 casos de violencia intrafamiliar. Y en este mismo periodo, en el 2020, hemos recibido 3.277.

Vemos que hay una reducción mínima. No vemos un incremento considerable. No hay tampoco un incremento real en atenciones en las comisarías de familia”, dijo López, y agregó que sí han notado un incremento de llamadas telefónicas, para denunciar en las líneas 123.

“No quiere decir que estemos tranquilos con el dato. Más de tres mil casos son muchos. El hecho de que sea casi el mismo número del año anterior, comparativamente, no quiere decir que no nos preocupe la cifra”, aseguró.

Y añadió: “Tener 3.277 casos de violencia intrafamiliar es un fenómeno que merece toda nuestra atención y al que vamos darle un seguimiento”.

Grupos sociales vulnerables, los más afectados

 “Estas tensiones que se observan durante el confinamiento son indicadores de profundas contradicciones sociales en medio de las cuales sostenemos nuestras relaciones cotidianas”, asegura el sociólogo, salubrista público y docente de la Universidad de Antioquia, Jaider Otálvaro.

“No creo que el único problema de orden social, asociado a la contingencia, sea el que se refleja en el aumento de estos indicadores (violencia intrafamiliar). Las relaciones sociales que sostenemos en nuestra cotidianidad son parte nuclear de nuestro desarrollo humano. Esto quiere decir que las cosas que hacemos todos los días constituyen parte integral de nuestro bienestar y proceso de maduración”, asegura.

El especialista afirma que al analizar las contradicciones estructurales que revelan estos indicadores de violencia, se puede observar quienes son los que la están pasando mal con el confinamiento: las personas solas (de hecho las estadísticas de la Alcaldía de Medellín indican que las personas solteras están entre las mayores víctimas de la violencia intrafamiliar), las mujeres que son madres en sus hogares, los niños.

“Y hay una razón para que sean ellos: justamente se trata de algunos de los grupos sociales más vulnerables y socialmente hablando, los más controlados. Esto es, que sus interacciones cotidianas son claves para su desarrollo”, afirma.​

Anuncian creación de dos nuevas comisarías

A la recientemente habilitada Comisaría de Familia, en el Centro Integral de Atención a la Mujer, que recibe casos de violencia intrafamiliar remitidos por la Policía y entidades de salud, la Alcaldía anunció la creación de dos nuevas comisarías.

“Vamos a crear dos comisarías especializadas, en el caso de atención a la niñez, en una alianza con la Fundación de Atención a la Niñez (FAN)”, dijo Camilo López, subsecretario de Gobierno y Convivencia.

“Encontramos muchos casos de abuso a menores por miembros de la familia”, añadió.

Sé el primero en comentar en «Violencia se instala en casa por efecto de la cuarentena – Medellín – Colombia»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*